17.06.2022

“El cambio de los tiempos exige un reajuste de nuestra política internacional”: Nils Schmid

Entrevista con Nils Schmid, miembro del Partido Socialdemócrata (SPD) en el Parlamento Alemán

 

Nils Schmid es un político y abogado alemán, miembro del Bundestag (Parlamento federal) alemán desde 2017. Allí ha sido el portavoz de política exterior del grupo parlamentario del SPD (Partido Socialdemócrata) desde 2018. Anteriormente, fue presidente estatal del SPD en Baden-Württemberg de 2009 a 2016. El Newsletter le entrevistó a finales de mayo pasado.

 

1. La invasión de Rusia a Ucrania ha generado en tres meses fuertes cambios en la política alemana, europea y en la relación Europa-Estados Unidos.  Alemania ha aumentado su presupuesto militar, el abastecimiento energético ruso está cuestionado, la Unión Europea se puso de acuerdo en ayudar con fondos para armas a Ucrania, y Estados Unidos retomó su liderazgo luego de las dudas y pasos atrás durante la presidencia de Donald Trump. ¿Son estos cambios circunstanciales o se les puede considerar puertas de entrada a una nueva época? Por ejemplo, ¿Una nueva guerra fría? ¿una nueva arquitectura de seguridad que combine la perspectiva militar con la energética?

Con la invasión de Ucrania, que viola el derecho internacional, Vladimir Putin no sólo ha desencadenado una catástrofe humanitaria, sino que también ha hecho añicos los cimientos de nuestra arquitectura de seguridad europea. Para nosotros está claro: el régimen ruso no debe ganar esta guerra de agresión. En estos días todo mi respeto es para el pueblo de Ucrania que se enfrenta a un ejército ruso que actúa con extrema brutalidad, como demuestran los terribles informes de crímenes de guerra. Los ucranianos han impedido a Putin alcanzar sus objetivos bélicos originales. Pero Rusia no sólo se equivocó con respecto a Ucrania, sino también con respecto a la respuesta de Occidente, que reaccionó con gran unidad y determinación ante la agresión rusa y está apoyando activamente a Ucrania. Junto con nuestros socios de Europa, Estados Unidos y el mundo, hemos impuesto duras sanciones contra Rusia. En estrecha consulta, estamos suministrando armas y apoyando a Ucrania con ayuda humanitaria y amplios recursos financieros. También estamos reduciendo rápidamente nuestra dependencia del gas y el petróleo rusos. Y estamos reforzando el flanco oriental de la OTAN y proporcionando el equipamiento necesario para el Bundeswehr (ejército alemán) con un fondo especial de 100.000 millones de euros.

Los éxitos de Ucrania en su lucha defensiva y la enérgica respuesta de la comunidad occidental dan cierta esperanza en estos tiempos oscuros. Pero ahora Rusia, una potencia nuclear que tiene uno de los mayores ejércitos del mundo, está concentrando sus actividades militares en el este de Ucrania. Y a pesar de toda la unidad de Occidente, hemos tenido que concluir que Rusia está mucho menos aislada en la escena internacional de lo que sería deseable. Es cierto que una gran mayoría de Estados en la Asamblea General de las Naciones Unidas condenó el ataque de Rusia. Sin embargo, cinco potencias nucleares no se sumaron a esa condena. Y si se miran las cifras de población de los países que no condenaron claramente a Rusia, vemos que es cerca de la mitad de la población mundial. Esto debería ser un llamado de atención para todos nosotros. Ahora debemos centrarnos más en los Estados que también tienen interés en defender el derecho internacional y el multilateralismo. Por ello, nuestro Canciller Olaf Scholz está tomando el camino correcto al invitar a Senegal, India, Indonesia y Sudáfrica a la reunión del G7 en Alemania.

 

2. El canciller Scholz ha hablado de un "punto de inflexión" en este contexto. ¿Qué significa exactamente esto y cuál es la posición de los ciudadanos alemanes y europeos?

Tres días después del comienzo de la guerra, el 24 de febrero, el Canciller Scholz convocó una sesión especial del Bundestag (parlamento) e hizo una declaración gubernamental pionera. En ella formuló acertadamente que la invasión rusa de Ucrania marcó un punto de inflexión. A partir de este discurso, en los días y semanas siguientes se desarrolló una política coherente. Y como diputado, me complace señalar que el Parlamento se ha comprometido claramente con los principios de apoyo a esta política gubernamental, con una moción que los partidos gobernantes (SPD, Verdes y FPD) presentaron junto con el mayor partido de la oposición (CDU/CSU). En primer lugar, Alemania y la OTAN no se conviertan en parte de la guerra. En segundo lugar, está claro que no habrá ninguna acción nacional unilateral, sino que nos coordinaremos estrechamente con nuestros socios de la UE y la OTAN. En tercer lugar, está claro que Putin no debe ganar esta guerra. Por eso hemos adoptado sanciones de proporciones históricas y por eso estamos ayudando a Ucrania con amplios recursos financieros, ayuda humanitaria y entrega de armas.

Sin embargo, el cambio de los tiempos no representa un giro completo. Se trata más bien de un reajuste de la política exterior y de seguridad alemana. Alemania y la OTAN llevan mucho tiempo aplicando un doble enfoque de diálogo y disuasión frente a Rusia (antes: la Unión Soviética), y seguiremos haciéndolo. Sin embargo, en un futuro previsible, el elemento de disuasión pasará a primer plano, pero sin abandonar completamente el diálogo. Por tanto, es importante que reforcemos el flanco oriental de la OTAN y que nos ocupemos del equipamiento necesario de nuestras fuerzas armadas, entre otras cosas, a través del fondo especial de 100.000 millones de Bundeswehr (ejército alemán) que se acaba de aprobar.

He escuchado muchas reacciones positivas de otros países europeos al discurso del Canciller del 27 de febrero. La política de cambio del gobierno no sólo cuenta con el apoyo de una amplia mayoría del parlamento alemán, sino que también goza de un gran apoyo entre la población. Dado que hasta ahora apenas ha habido exportaciones de armas de Alemania a zonas de crisis y de guerra (una excepción fue la entrega de armas a los Peshmerga [combatientes kurdos armados] para la defensa contra el Estado Islámico), en estos momentos se discute mucho sobre las entregas de armas pesadas en particular. Y es realmente una situación difícil para el gobierno alemán, que tiene que sopesar cuidadosamente cada medida y asegurarse de que la OTAN no se convierta en una parte de la guerra y de que no se debilite la defensa nacional y de la alianza. Cada paso debe estar estrechamente coordinado con los aliados.

 

3. Si nos enfrentamos a una nueva era de tensión en la que EE.UU. define a la República Popular China y a Rusia como sus principales adversarios, ¿debe Europa sumarse a esta posición o es el momento de desarrollar una política de seguridad europea que reconozca sus propias necesidades?

El objetivo de nuestra política actual es apoyar a Ucrania con todas nuestras fuerzas, por ejemplo, suministrando armas a Kiev e imponiendo duras sanciones y presión diplomática a Rusia. La Rusia de Putin seguirá siendo una amenaza a largo plazo, para la que debemos prepararnos junto con nuestros socios y amigos de Europa y Estados Unidos. Pero, sobre todo en estos días, no debemos olvidar lo amplio que es el reto que nos plantea China. Debemos preguntarnos qué lecciones debemos extraer de la experiencia de nuestra política hacia Rusia para nuestras relaciones con China. Por ejemplo, mostró claramente lo problemáticas que son las fuertes dependencias en áreas sistémicamente importantes. Es cierto que nuestra dependencia económica de China es diferente, ya que no dependemos de unas pocas materias primas. Sin embargo, los acontecimientos actuales deberían ser una llamada de atención para que las empresas alemanas en particular reduzcan su dependencia del mercado chino.

Los archivos policiales de Xinjiang han demostrado la brutalidad con la que los dirigentes chinos reprimen a parte de su propia población. Pero China no sólo se está volviendo más represiva internamente, sino que también persigue sus intereses nacionales de forma cada vez más asertiva en su política exterior. Nuestra visión del Lejano Oriente ha estado nublada por los intereses económicos durante demasiado tiempo. Lo que se necesita ahora es una reorientación de la política alemana hacia China. Por eso me alegro de que el Gobierno Federal esté trabajando actualmente en una estrategia para China.

Para nosotros, China es al mismo tiempo un socio, un competidor y un rival del sistema ante el que debemos defender valientemente nuestros intereses y valores. Esto requiere no sólo una estrecha cooperación con nuestros socios en Europa y Estados Unidos, sino también una mayor cooperación con socios de valor e interés en el Indo-Pacífico. Por ello, fue una señal importante que el primer viaje del Canciller Scholz a Asia fuera a Japón y que recientemente celebrara consultas gubernamentales con India en Berlín.

Ante la guerra de Rusia en Ucrania y el desafío global de China, está claro que en el futuro no sólo necesitaremos una comunidad transatlántica fuerte y continuada, sino también un fortalecimiento de la soberanía europea. Por eso debemos utilizar el aumento del gasto nacional en defensa para reforzar la defensa europea, ampliando la cooperación europea en materia de armamento, por ejemplo, en proyectos conjuntos como el Sistema Aéreo de Combate del Futuro (FCAS), el avión de combate del futuro.

 

4. ¿Cree que todo esto tendrá también un impacto en América Latina y, en caso afirmativo, para qué deben estar preparados los países?

En primer lugar, quiero señalar que fue una señal importante que muchos países latinoamericanos se unieran a la resolución en la Asamblea General de la ONU y condenaran el ataque de Rusia a Ucrania. El impacto global de la guerra nos muestra una vez más lo estrechamente entrelazados que estamos en nuestro mundo globalizado y lo rápido que los acontecimientos lejos de casa pueden afectar nuestra vida cotidiana. Esto se ilustra con el ejemplo del bloqueo ruso del grano ucraniano. La guerra de Rusia contra Ucrania aumenta el peligro de que el aumento de los precios de la energía y los alimentos lleve a muchas personas de todo el mundo al hambre y la pobreza. Por supuesto, esto también afecta a muchos países de América Latina, donde la pandemia del coronavirus ya ha provocado un aumento del número de personas que padecen hambre.

 

5. La guerra en Ucrania está provocando que los grandes esfuerzos presupuestarios, tanto militares como de ayuda humanitaria y al desarrollo, así como el apoyo de los ciudadanos europeos se concentren en Europa Central por el impacto en sus facturas energéticas (y la preocupación por la seguridad alimentaria mundial).  Sin embargo, los grandes problemas de los países del Sur (crisis alimentarias, impacto del cambio climático, guerras, terrorismo, migraciones, autoritarismo, etc.) siguen presentes y es probable que se agraven y repercutan en Europa. ¿Cómo pueden Alemania y Europa relacionar las urgencias del Norte con las crisis del Sur?

El Gobierno alemán y el Bundestag acaban de aprobar un presupuesto suplementario para hacer frente a las consecuencias de la guerra de Rusia contra Ucrania, no sólo en lo que respecta a Alemania y Europa, sino también con vistas a su impacto global. Tenemos claro que la falta de suministro de cereales y el aumento de los precios de la energía y los alimentos plantean enormes problemas a muchos países del Sur Global. Hay una amenaza de hambruna de proporciones históricas. Por ello, estoy muy agradecido a nuestra Ministra de Desarrollo, Svenja Schulze, por haber desempeñado un papel clave en la promoción de una alianza para la seguridad alimentaria mundial, que ahora han lanzado los ministros de desarrollo del G7 junto con el Banco Mundial. Y me alegro de que Alemania haya enviado una fuerte señal a la comunidad internacional comprometiendo 430 millones de euros para la seguridad alimentaria mundial. El cambio de los tiempos exige un reajuste de nuestra política internacional. Además de un ejército eficaz y progresista y de una política exterior con visión de futuro, debemos mantener nuestro firme compromiso en los ámbitos de la ayuda humanitaria y la cooperación al desarrollo. Esto incluye, por ejemplo, la lucha mundial contra el hambre y la pobreza, el apoyo a nuestros socios en la transición energética y en la lucha contra la pandemia del coronavirus, así como nuestro compromiso en el ámbito de la prevención de crisis para evitar conflictos armados. También está claro que es necesaria una mayor cooperación con muchos países de América Latina, África y Asia para resolver los grandes retos de la humanidad, como la lucha contra el cambio climático.

Countries / regions: Newsletter, FES Seguridad Top

Department/Section: Newsletter, FES Seguridad Top

Contacto

Friedrich-Ebert-Stiftung en Colombia

FESCOL
Calle 71 N° 11-90
Bogotá DC - Colombia

+57 (1) 347 3077
Fescol(at)fes.de  

Síguenos en

Facebook
Twitter
Instagram
Canal de Youtube

volver arriba